San Agustín, patrón de los que buscan a Dios

San Agustín, patrón de los que buscan a Dios

 “Tarde te amé, oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé”, dijo San Agustín.

Este gran Santo es uno de los 36 doctores de la Iglesia y es patrón de “los que buscan a Dios”; también fue autor de varios libros de teología y filosofía, siendo sus obras más famosas las “Confesiones” y “La ciudad de Dios”.

De acuerdo a la Agencia Católica de Informaciones, San Agustín de Hipona nació el 13 de noviembre en el año 354 en la ciudad de Tagaste, ubicada al norte de África. Fue hijo de Patricio y de Santa Mónica, quien rezó durante varios años por la conversión de su esposo y de su hijo.

Durante su juventud, se entregó a una vida libertina y cometió varios pecados de impureza.

Convivió con una mujer durante 14 años y ambos tuvieron un hijo llamado Adeodato, que murió siendo joven.

También perteneció durante nueve años a la secta de los Maniqueos hasta que conoció a San Ambrosio, cuyo testimonio le impresiona y le motiva a acercarse a Dios.

Un día, cuando Agustín estaba en un jardín, sumido en una profunda crisis existencial, escuchó la voz de un niño que le decía: “Toma y lee; toma y lee”.

El Santo abrió una biblia que tenía al lado y abrió una página al azar.

Se encontró con el capítulo 13,13-14 de la carta de San Pablo a los romanos que decía: “Nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos…revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias”.

Esta lectura marcó su conversión y desde ese momento resolvió permanecer casto y entregar su vida a Cristo.

En el año 387 es bautizado junto a su hijo.  Su madre falleció ese mismo año. Regresó a África y quiso llevar un estilo de vida monástica.

Sin embargo, Dios tenía otros planes para él.

Un día fue asistió a la Eucaristía en Hipona. El Obispo, Valerio, lo vio y se enteró de su conversión y santidad.

Entonces le dijo que necesitaba con urgencia a un sacerdote que lo asistiera en su labor. A pesar de su resistencia y lágrimas, Agustín entendió el llamado del Señor.

Es ordenado sacerdote y 5 años después fue ordenado Obispo, dirigió la diócesis de Hipona por 34 años. San Agustín utilizó sus dotes intelectuales y espirituales para atender a las necesidades de su rebaño.

Combatió las herejías del tiempo, debatió contra las corrientes contrarias a la fe, acudió a varios consejos de obispos en África y viajó constantemente para predicar el Evangelio.

Su intenso trabajo pastoral le forjó un gran prestigio dentro de la Iglesia. El 28 de agosto del 430 enfermó y falleció.

Su cuerpo fue enterrado Hipona, pero luego trasladado a Pavia, Italia.

 

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.